En el año 2013 comenzaron los trabajos para restaurar este monumento tan importante para la ciudad de Roma.

Una de las primeras cosas que se restauró, fue la fachada. A simple vista se puede notar la gran diferencia que tiene. Anteriormente, era imposible poder detallar su belleza, ya que se encontraba totalmente sucia.

Luego de esa primera restauración del coliseo, es posible ver con mayor facilidad todos los elementos que forman parte de la fachada. Es importante mencionar que en este proceso, se llegaron a descubrir superficies, de las cuales no se tenía conocimiento, porque no podían detallarse a simple vista.

Entre uno de esos grandes hallazgos, está una estructura de aproximadamente 60 centímetros, que representa a un gladiador. Se cree que fue esculpido, junto a la construcción de este monumento.

También se han encontrado algunos clavos de hierro, restos de pinturas de 1386, pasadizos secretos, en donde permanecían los gladiadores antes de salir a sus batallas.

Todas estas renovaciones tendrán un efecto en el costo de la entrada coliseo; ya que se podrá apreciar de una mejor manera, toda la estructura y forma que tiene.

Si vas a Roma, no puedes dejar de visitarlo y ver todas las novedades que este renovado monumento, tiene para mostrarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *